Guild Wars 2, primeras impresiones

“Olvida los esbirros, olvida el sistema de habilidades, olvida la profesión secundaria, olvida los grupos cerrados, olvida volver a por tus recompensas, olvida cientos de cosas, guarda Guild Wars en un buen lugar de tu corazón, pero deja espacio, porque lo nuevo de Arenanet te va a volver a enamorar.”

Está es la sensación que tengo después de poder probar el juego definitivo durante unas quince horas. Tiempo que sólo me ha servido para aprender lo básico de lo que se antoja un mundo gigantesco.

Guild Wars 2

Empecemos por el apartado artístico, uno de los pilares de la primera entrega de la saga. Personalmente, creo que este título, no sólo está a la altura, sino que reinventa el precioso estilo de Guild Wars, y lo lleva más allá, con un grafismo más detallado y colorista. Basta con abrir el mapa, y nos encontraremos con un diseño armonioso alejado de aquellos mapas toscos de su predecesor. Los personajes, pese a basarse en los ya vistos con anterioridad, tienen un aspecto más trabajado, más variado y más suave, eso sin contar la inclusión de razas. También encontraremos un gran aumento de espectacularidad y brutalidad en cuanto a animaciones de ataques se refiere. Y como no, visitaremos entornos y paisajes que nos dejarán con la boca abierta, incluyendo preciosos escenarios submarinos.

En lo referente al combate, Guild Wars 2 ha dejado de lado el control anterior, para dar más juego a la acción. No sólo deberemos encarar los combates con más habilidad de movimiento, sino que incluso podremos saltar y esquivar, creando así unas batallas más dinámicas y divertidas. Además, el sistema de habilidades ha sido rehecho. Ahora no será tan “simple” como escoger ocho habilidades a nuestro gusto y salir a explorar, pues cada ubicación en la barra de habilidades está destinada a un tipo en concreto. Dispondremos de cinco habilidades que dependerán de las armas, una habilidad para curar, tres habilidades de apoyo y una habilidad de elite. Un sistema que, aunque extraño al principio, se hace muy curioso y entretenido. Todo aderezado con opciones superiores controladas por las teclas F1/F4 y que dependerán de nuestra profesión. Por otro lado, no existe un personaje de sanación para curar a los demás. Cada personaje debe ser autosuficiente. Pero no os asustéis, porque todos los personajes pueden reanimar a los compañeros caídos de forma ilimitada, eso sí, requerirá un tiempo que puede ser crucial. Y no olvidemos la implementación del combate submarino, el cual se presenta como algo altamente adictivo.

Guild Wars 2

Otro de los grandes avances en Guild Wars 2 es, sin duda, la gestión de misiones. Las misiones ya no se basan en hablar con tal personaje, hacer su encargo y volver para recoger la recompensa. Ahora las misiones son ágiles. Simplemente por pasear, aparecerán misiones que se activaran, de nosotros dependerá cumplirlas y, una vez realizadas, bastará con un click para recoger el premio. Pero no sólo eso, sino que también nos veremos envueltos en cientos de eventos que pasarán aleatoriamente y que nos unirán a varios jugadores para realizar un fin común.

En conclusión, hablar de Guild Wars 2 es muy difícil. Se llenarían páginas y páginas y no se lograría transmitir la grandeza de este juego. Puede que estas líneas que os he escrito no tengan ni mucho orden ni mucha estructura, pero simplemente reflejan mi estado de emoción tras apagar el ordenador. No he hablado de las artesanías, ni de las habilidades de rango, ni del bazar, ni de la historia, etc. Basta con decir que son temas que aún ni he saboreado. Quizás, al principio, el juego se muestre algo caótico, pero tras unas horas de buen vicio, os sentiréis tan cómodos que no lo podréis dejar. Guild Wars 2 merece mucho la pena seas del tipo de jugador que seas, incluso si no eres muy ducho con los MMO. Nos vemos por Tyria.

Página oficial: www.guildwars2.com