Hollywood invade la música en los videojuegos

No es algo nuevo, pero hasta ahora era algo puntual. No obstante, parece que la moda se está expandiendo y cada vez son más los grandes compositores de cine que realizan trabajos para la industria del ocio electrónico. Por un lado, esto debería alegrarnos. Ya desde el momento del nombramiento de un compositor de esta talla, sabremos que la banda sonora va a ser espléndida. Compositores como Hans Zimmer, Klaus Badelt o el recientemente nombrado Clint Mansell (Mass Effect 3), dotan al producto de una calidad indudable. Dicho así, todo parece muy bonito. Pero, personalmente, no me parece algo que debiera tomarse como costumbre.

Como aficionado a las bandas sonoras que soy, he descubierto muchos compositores, grandes compositores, a partir de videojuegos. Artistas como Jesper Kyd, Jack Wall, Tim Larkin, etc. Músicos que, de no ser por los videojuegos, difícilmente hubieran llegado a mis oídos.

Así pues, desde aquí lanzo un llamamiento. Señores productores videojueguiles, dejen algún caramelo hollywoodiense de forma esporádica, pero no se acostumbren, que los compositores de videojuegos, tienen el mismo arte.